Sismología
Geoquímica
Deformación
Geología
Peligrosidad
Volcanes Argentinos
 

Geoquímica de fluídos

La composición química de las aguas o de los gases presentes en las emisiones de un volcán es un reflejo de su actividad. Los gases procedentes del magma circulan por el sistema de fracturas interactuando con acuíferos y roca de caja saliendo a superficie en forma de fumarolas o fuentes termales. Las técnicas actuales de vigilancia geoquímica parten de considerar que las emisiones gaseosas están en equilibrio cuando el volcán se encuentra en reposo. Cuando el sistema evoluciona, se produce un desequilibrio en la composición de las emisiones y este desequilibrio es el indicador de la actividad.

En la vigilancia de volcanes activos y la predicción de erupciones los métodos geoquímicos fueron incrementando su reputación debido a que permiten conocer el grado de actividad del sistema magmático. Cuando está en reposo, la mayor parte de la actividad se debe a la circulación de los gases a través del sistema de fracturas, mezclándose con aguas meteóricas o subterráneas originando acuíferos geotérmicos, fumarolas, etcétera. Así, las características químico-físicas de las emisiones de gas y de las aguas termales que observamos en estos ambientes no son otra cosa que el resultado de una larga serie de interacciones, de tipo sólido-líquido, sólido-gaseoso y líquido-gaseoso, entre los componentes profundos (magmáticos) y superficiales (hidro-atmósféricos). Cuando hay perturbaciones del sistema este se manifiesta generalmente mediante variaciones en la composición química del flujo gaseoso.

El estudio geoquímico se lleva a cabo mediante el muestreo de gases fumarólicos y de los principales cuerpos de agua (lagos y acuíferos) con el fin de analizar el sistema y realizar el seguimiento del mismo. Para gases volcánicos se realizan tres tipos de muestreo: gases ácidos (CO2, H2S, SO2), condensables (HCl, HF, NH4, HBr y B) e incondensables (H2, O2, He, CO, CH4, C2H6, Ar, N2). Los análisis se realizan mediante técnicas convencionales y potenciométricas en laboratorios de la Universidad o del Observatorio Volcanológico en el caso de isla Decepción. El estudio y seguimiento de la composición química de distintos cuerpos de agua se lleva a cabo mediante el muestreo periódico. Las muestras se recogen en recipientes especiales tomando in situ la temperatura, conductividad y pH y se analizan en distintos laboratorios (Universidad de Buenos Aires, CNEA y CSIC España).

 
Grupo GESVA. gesva@gl.fcen.uba.ar Diseño web